lunes, 10 de diciembre de 2012

El chip turista


Viajar al estado Táchira es uno de los mejores recorridos que puede realizar un venezolano: tierra amable, paisajes espectaculares y lindas personas. Un lugar que debemos conocer sin duda alguna. Es mucho más vistoso si el trayecto  se hace por carretera.
Ahora bien, el viaje es estupendo hasta que uno llega a la primera bomba de gasolina y quiere adquirir un chip de turista. Como es bien sabido, esta es una política muy acertada del Gobierno, porque es justo y necesario evitar el contrabando de nuestros recursos naturales, pero ¿por qué los servidores públicos encargados de la venta del chip de turista dan un trato tan malo, apático y poco acorde con el turista? Si el conductor tiene todos sus papeles en regla, ¿por qué hacerlo esperar para darles el famoso chip, que no es otra cosa que un ticket en una cartulina, con una numeración escrita a mano, sin contar con que te pelotean de bomba en bomba, porque o no hay material, no hay sistema o simplemente -como fue la respuesta de una chica en la bomba La Pedrera- no había llegado la persona que da los chips porque venía a las 4 pm?
Una iniciativa tan necesaria como es este control no se puede empañar por este tipo de situaciones, y menos ser tan déspota con el turista que visita el estado Táchira.
Debe ser un instrumento fácil de expedir, rápido y fiable, para así garantizar la mejor circulación por el territorio tachirense y no ocasionar tantos retardos y trabas a los visitantes. En ese sentido, debería darse un adiestramiento a las personas encargadas de estos trámites, para así mejorar la calidad de la visita del turista y dejar un grato recuerdo del bello estado Táchira.

Gabriel Alejandro Pérez
Asistente judicial
23 de Enero
perezgilgabriel@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada